Miles de isleños han ingresado a México con el propósito de llegar a la frontera norte y solicitar asilo.

Debido a la situación política de la isla, que ha sido gobernada por el Partido Comunista desde la Revolución de 1959, el Gobierno estadounidense facilitó la inmigración para quienes huían de la marginación y la persecución política.

Varios grupos de migrantes cubanos, africanos y centroamericanos han estado esperando en las oficinas de inmigración en Tapachula los documentos que les permitirían viajar a su frontera con los Estados Unidos, donde la mayoría piensa solicitar asilo.

Estos grupos de migrantes han estado atrapados al menos una semana a la espera de los papeles.