Los datos que expidió la Profepa confirman el daño del territorio

La explosión del 18 de enero en Tlahuelilpan, Hidalgo ha causado daños irreversibles y ha dejado altos niveles de contaminación en el suelo de la región, así lo informó la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente.

Después de realizar los estudios correspondientes del suelo, la Profepa confirmó que los niveles de contaminación en el sitio donde ocurrió la explosión el 18 de enero rebasan los límites de hidrocarburos permitidos y establecidos en la Norma Oficial Mexicana NOM-138-SEMARNAT/SSA1-2012.

Los resultados demostraron que el área se encuentra altamente dañada por hidrocarburos totales de petróleo en su fracción ligera, lo cual representa un daño potencial para la región.