El presidente Andrés Manuel López Obrador dio a conocer el relato de los hechos sobre el operativo en Culiacán.

El titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), Alfonso Durazo, afirmó que en los hechos de Culiacán en donde se ubicó a Ovidio Guzmán, hijo de Joaquín “El Chapo” Guzmán, “un tropiezo táctico no invalida la estrategia de seguridad en su totalidad”.  

Aseguró que durante la actual administración los cuerpos de seguridad “no han recibido una sola recomendación por violaciones de derechos humanos”.

El secretario de la Defensa Nacional (Sedena), Luis Cresencio Sandoval, indicó que a las 14:30 horas (hora del Pacífico) comenzó el operativo en Culiacán, “rodeando el inmueble porque ya estaba ahí el presunto delincuente en compañía de su familia”.  

A las 15:17 horas, Ovidio Guzmán estableció “comunicación directa con su hermano Archivaldo Guzmán, conminándolo a ordenar el cese de agresiones”; sin embargo, a las 15:25 horas se reportan “a los primeros militares heridos por las agresiones de grupos armados”.  

Destacó que a las 18:49 horas “se ordenó el retiro de las tropas del lugar en donde se encontraban”, por lo que fue liberado a las 19:17 horas, de acuerdo con la relatoría. 

“Tranquilos, ya paren todo”, pidió Ovidio Guzmán a sus hermanos por teléfono al momento de ser ubicado.  

El funcionario detalló que “el presunto delincuente es de los principales que mueven droga a Estados Unidos como metanfetaminas y fentanilo”. 

López Obrador indicó que el informe se entregará al Poder Legislativo y a la instancia encargada de la investigación, es decir, a la Fiscalía General de la República (FGR).  

“Hoy mismo se sube a redes este informe, primero es a los ciudadanos, se va a informar al Poder Legislativo, aunque no se tenga que hacer, y a la instancia encargada de la investigación que es la Fiscalía General de la República”, agregó.  

Aseveró que se tenía la información de que los presuntos delincuentes “estaban dispuestos a disparar a civiles”.