El exdirector de Pemex, Emilio Lozoya llegó a la Ciudad de México a las 00:46 horas de hoy, y se realizó el protocolo pertinente, en el cual el Ministerio Público Federal leyó sus derechos y se le informó sobre las imputaciones por las que se estaban realizando las órdenes de aprehensión.

Sin embargo, tras que el perito médico de la Fiscalía General de la República llevó a cabo la revisión física y médica del extraditado, y se encontró anemia desarrollada, problemas sensibles en el esófago, además de una debilidad general, se propuso su internación en un hospital privado. En el mismo sentido, la familia de Lozoya pidió que un médico particular realizará una revisión también, esta petición fue aprobada y se encontraron los mismos síntomas.

Ante esta situación, el MPF ordenó que fuese trasladado a un hospital, donde permanecerá en calidad de detenido bajo estricta vigilancia policiaca. Asimismo, la representante social federal comunicó lo anterior a los jueces de ambos casos; las fechas para las audiencias correspondientes quedan a la espera.