La primera audiencia tras la extradición del primer exfuncionario acusado por el caso Odebrecht, Emilio Lozoya, será a puerta cerrada, pese a que la ley indica que este tipo de eventos debe ser abierto al público, sin embargo, desde el mes de marzo, se suspendieron la publicidad de éstos, ante los posibles riesgos de contagios por COVID-19.

A su arribo a tierras mexicanas, Lozoya será presentado ante un juez de Control del Centro de justicia Penal Federal del Reclusorio Norte, quien fue el responsable de librar dos órdenes de aprehensión en su contra por los delitos de lavado de dinero, cohecho y asociación delictuosa en los casos Odebrecht y Agro Nitrogenados. La Fiscalía General de la República tendrá que decidir por cuál de las causas pondrá a disposición al exfuncionario, además solicitará que se fije un horario para la audiencia inicial.

De acuerdo con el Consejo de la Judicatura Federal, ante la contingencia sanitaria por la pandemia de coronavirus y para garantizar la máxima publicidad de las audiencias, se informará de todo lo que ocurra en la primera audiencia a través de WhatsApp. Esta decisión se tomó, después de que organizaciones de la sociedad civil solicitarán que la audiencia fuera pública y que se garantizará el acceso de manera física o videoconferencia.