La mexicana Lupita González, quien en los Juegos Olímpicos de Río 2016 obtuviera la medalla de plata en caminata, ha sido suspendida por 4 años, debido a que sus pruebas de dopaje dieron positivo. La noticia fue presentada por la Unidad de Integridad de la Federación Internacional del Atletismo, quien detalló la existencia de un esteroide anabólico.

Lupita González es considerada, hasta ahora, una de las deportistas más prometedoras de nuestro país, sin embargo, este incidente la tendrá fuera de las competencias de manera provisional; para entonces ya habrá cumplido 33 años. De acuerdo con la información presentada, la competidora consumió un fármaco llamado Trenbolone, para aumentar la masa muscular.