Ante un reñido encuentro de desempate contra el estadounidense Fabiano Caruana, el noruego Magnus Carlsen, logró coronarse una vez más como campeón mundial de ajedrez, durante la competencia celebraba en Londres. Esta sería la cuarta ocasión consecutivo que el jugador conquistaría dicho título, lo que lo convierte en una leyenda.

“Entré al escenario con la idea de ofrecer tablas en una posición un poco favorable. Comprendo que eso frustre a muchos aficionados. Pero con la información que tenía y las reglas actuales, creo que tomé la mejor decisión práctica”, señaló el noruego, quien no quiso dar más declaraciones a la prensa, pues deseaba descansar luego de una larga jornada.