Pese a que la pandemia por coronavirus sigue en varias partes del mundo, miles de chinos decidieron hacer caso omiso de virus y asistieron el fin de semana a una macrofiesta de música tecno que se llevó a cabo en un parque acuático en Wuhan, lugar donde dio origen el COVID-19 a finales del año pasado.

Después de una cuarentena de 76 días entre los meses de enero y abril, la metrópolis de Wuhan fue levantando las restricciones y volviendo a la normalidad, conforme los contagios y muertes fueron disminuyendo en la zona.

Prueba de ello fue la reciente fiesta en el Maya Beach Water Park, lugar donde miles de personas bailaban sin respetar la distancia de seguridad el uno contra el otro y el uso de mascarillas era nulo. Por otro lado, medios locales, dicen que el parque acuático, que reabrió sus puertas en junio, tiene una capacidad limitada del 50% y el precio de entradas se redujo el 50% para las mujeres.

Las imágenes de esta fiesta se esparcieron a través de las redes sociales y provocó múltiples críticas entre los usuarios, quienes aseguran que este tipo de actos hará que exista una segunda o tercera ola epidémica.

Sin embargo, cabe mencionar que aunque el virus dio origen en China, la nación ha logrado controlar la pandemia y a la fecha solo son unas pocas decenas de nuevos casos diarios, según reportan los datos oficiales.