Pese a las aglomeraciones que se registraron en el Centro Histórico de la Ciudad de México tras el anuncio del semáforo rojo, la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, indicó que la afluencia de gente irá disminuyendo de manera gradual conforme al cierre de los negocios no esenciales.

“Se va a ir notando cada día una disminución muy importante en la movilidad en la ciudad, se va a notar y va a ir cumpliendo cada vez más a la ciudadanía”, manifestó la mandataria.

Asimismo, la titular del Ejecutivo capitalino indicó que en algunas partes del primer cuadro de la ciudad ya se registró una disminución en la movilidad, por ejemplo; la Merced y el Mercado de Sonora hubo una disminución significativa.

“Se decretó el semáforo rojo a partir del sábado, pero entendemos que se requieren algunos días para ajustarlo y el Invea está en este momento solamente apercibiendo, informando y si hay negligencia, pues tendrá que entrar e a un proceso de suspensión de actividades”, dijo la funcionaria.