La primera mujer en registrar la variante Delta en Chile fue acusada de atentar contra la salud pública del país, ya que mintió sobre su estado de salud al arribar al país sudamericano, informaron medios locales de aquel país.

De acuerdo con La Nación, la fémina había ingresado a Chile luego de hacer un viaje por Estados Unidos; sin embargo, mintió sobre su estado de salud pues estaba contagiada de COVID-19 por la variante Delta.

El fiscal, Patricio Caroca, presentó cargos en contra de la mujer, su hermana y su cuñado, ya que llevaron la variante al país, lo cual pone en alerta a la ciudadanía, pues esta cepa es potencialmente más peligrosa que la original.

Las autoridades han establecido un plazo de dos meses para realizar las investigaciones correspondientes y determinar si la mujer vulneró la seguridad pública al ingresar con una prueba falsa de COVID-19 donde señalaba que no tenía el virus.