Aunque sabemos que el mejor alimento para un recién nacido es la leche materna, esta aseveración no aplica para las madres que padecen alguna enfermedad de transmisión sexual, tal como el VIH o SIDA. Aunque no es un impedimento para que el pequeño pueda lactar, pues la Secretaría de Salud de Yucatán (SSY), cuenta con el apoyo del DIF, así como de Liga para la Leche, para llegar a una solución, son varias las mujeres que no puede tener ese contacto con su hijo.

Silvia Aguirre, pediatra de la SSY, aseguró “todo depende del tipo de enfermedad de transmisión sexual que padece la madre para dar lactancia; el VIH sí contraindica darla porque el pequeño corre riesgo de transmisión”. De hecho, una madre con esta enfermedad que se encuentra en el embarazo, necesita llevar un control especial por parte de los doctores.