Hace más de tres mil años, los demonios de Tasmania desaparecieron de la parte continental de Australia, por lo que resulta una muy buena noticia que grupos conservacionistas informaran el nacimiento de estos especímenes de marsupial, en estado natural.

Fueron en total siete mamíferos los que nacieron en una reserva salvaje de 400 hectáreas en Barrington Tops, al norte de Sídney. Después de que hace casi un año se liberaran 26 ejemplares adultos en el santuario.

El nacimiento de los pequeños demonios de Tasmania se clasifica como un hecho histórico similar al exitoso retorno de los lobos al Parque Nacional de Yellowstone, Estados Unidos, en la década de 1990.

El presidente de Aussie Ark, Tim Faulkner, se pronunció al respecto: “una vez que (los demonios) estaban de regreso en la naturaleza, todo dependía de ellos, lo que era angustiante”.

“Estuvimos observándolos desde lejos hasta que llegó el momento de actuar para confirmar el nacimiento de nuestros primeros joeys (cachorros) salvajes. ¡Y qué gran momento fue!”.

Los demonios de Tasmania llegan a pesar hasta 8 kg y tienen pelaje negro o marrón;son carnívoros, se alimentan de otros animales de su entorno o de cadáveres, por lo general no son peligrosos para los humanos.