Neymar, ícono del París Saint-Germain y de la selección brasileña, aterrizó este viernes en París, dos meses después de su operación en el pie derecho, para finalizar su recuperación y asistir al cierre de temporada de su club con la vista puesta en el Mundial de Rusia.

Un fotógrafo de la AFP le retrató a la salida del aparato: Ropa deportiva negra, gorra, gafas de sol y zapatillas blancas. Pero lo más importante, sin muletas. A continuación se subió a una furgoneta negra. Su plan de vuelo sufrió varios cambios.

Su plan de vuelo sufrió varios cambios. El diario deportivo francés L´Equipe publicó el jueves que debía aterrizar a las 07:35 horas en el aeropuerto Charles de Gaulle de París a bordo del vuelo AF 443 proveniente de Rio de Janeiro, por lo que indicaron a la AFP este viernes que finalmente había optado por un vuelo privado con aterrizaje en Le Bourget.

Finalmente, es difícil saber como el brasileño se desarrollará en sus próximo días en París; a través de una rueda de prensa Unai Emery señaló que: “Sé que llega, pero no sé exactamente cuándo”.