La Organización Mundial de la Salud (OMS), informó que uno de los diez patógenos más peligrosos y con riesgo a convertirse en pandemia es el “Nipah”, un virus que está causando alarma en Asia porque su propagación es rápida y altamente mortal.

Supaporn Wacharapluesadee, directora del Centro de Ciencias de la Salud y Enfermedades Infecciosas Emergentes de la Cruz Roja de Tailandia, y quien detectó el primer caso de COVID-19 fuera de China, advirtió que este nuevo microbio que se aloja en los murciélagos es un potencial pandémico que tiene una tasa de mortalidad de entre 45 y 70% dependiendo dónde ocurra el brote.

“Supone una gran preocupación porque no hay tratamiento y este virus tiene una alta tasa de mortalidad”, indicó la experta.

El virus infecta a distintos animales, lo cual aumenta la probabilidad de que se transmita por contacto directo o alimentos contaminados. Por eso, consideran que los lugares donde conviven humanos con murciélagos son zonas de riesgo porque la exposición podría provocar la mutación del virus, causando una pandemia.

Los síntomas incluyen fiebre, dolor de cabeza, mialgia, vómito, dolor de garganta, mareos, fatiga, somnolencia, un síndrome respiratorio agudo o una encefalitis, una enfermedad cerebral que puede causar convulsiones y la muerte.

Además, los investigadores refieren que el virus no es nuevo, sin embargo, refirió la inexistencia de una vacuna contra este virus.

Se supo de su existencia en 1998, cuando se reportó un brote de la enfermedad VNi en Kampung Sungai, Nipah y Malasia, aunque “en esa ocasión el huésped intermediario fue el cerdo. En brotes posteriores no hubo huésped intermediario”, declaró la OMS.