El presidente Andrés Manuel López Obrador llamó conservadores a quienes vandalizaron ayer inmuebles en Paseo de la Reforma, durante la marcha por el caso Ayotzinapa, en la Ciudad de México. 

El mandatario dijo que no son anarquistas, ya que ese movimiento es propositivo y con ideales, por lo que no destruirían una librería.  

Destacó que el gobierno de la Ciudad de México hará las investigaciones correspondientes por los daños. 

Comentó que los encapuchados no tienen el respaldo de la ciudadanía y perjudican al movimiento de los padres de familia de los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa.