Pese a que algunos vecinos ya habían denunciado el olor a gas y una posible fuga de este combustible en la zona, Myriam Urzúa, titular de la Secretaría de Gestión Integral de Riesgos y Protección Civil de la Ciudad de México, indicó que no se registraron reportes por esta causa.

Urzúa dijo a un medio de circulación nacional que no se tienen registros en el 911 sobre reportes o folios por olor a gas en la zona donde se registró el incidente, de lo contrario se habrían realizado inspecciones.

“Nosotros no tenemos ninguna información a través del 911 sobre olor a gas en este edificio. Cuando llega un reclamo de este tipo, se genera un folio y ese se lleva al servicio de emergencia   correspondiente para hacer una revisión”, señaló la funcionaria.

Agregó que la explosión causó daños en todos los departamentos, ya que la onda expansiva quebró los vidrios y cancelería del inmueble, por lo que ninguno de los habitantes pudo pasar la noche ahí.

“La onda explosiva afectó a todos los departamentos, el cien por ciento tienen quebrados los vidrios y se cayeron todas las cancelerías, imposible que puedan instalarse nuevamente en sus departamentos”, expresó la funcionaria.

Manifestó que 30 residentes han ingresado al edifico con ayuda de los bomberos para sacar documentos importantes y objetos importantes como ropa y autos, puesto que nadie puede ocupar los departamentos por el momento.