El descubrimiento de una nueva variante del coronavirus ha puesto en alerta a todos los países del mundo.

De acuerdo a las investigaciones preliminares, la variante denominada “Omicron” por la Organización Mundial de la Salud (OMS), fue identificada por primera vez en Sudáfrica, aunque debido a su rápida dispersión, ya ha llegado a Europa y a algunos países asiáticos.

El Grupo Asesor Técnico sobre la Evolución del Virus del SARS-CoV-2 de la OMS, señaló que la nueva variante es de preocupación pues “presenta un gran número de mutaciones “, cerca de 30, en la proteína de pico del coronavirus.

Dicha proteína es la usada en las vacunas para preparar al sistema inmunológico contra el SARS-CoV-2, lo que la hace impredecible.

Por tanto, variante B.1.1.529, según evidencias científicas, representa un mayor riesgo de reinfección, aumenta la transmisibilidad y la capacidad de evitar la inmunidad previamente conseguida con la vacuna, por lo que podría generar nuevas olas de la pandemia.

“Las pruebas preliminares sugieren un mayor riesgo de reinfección con esta variante, en comparación con otras que también son de preocupación”, señalaron los expertos de la OMS.