A consecuencia del alza de casos de contagio por COVID-19, el gobierno de Nuevo León anunció la suspensión de casinos, cines, gimnasios y salones de eventos durante toda la semana como medida preventiva.

Asimismo, se indicó que todas las actividades no esenciales podrán estar disponibles de lunes a sábado hasta las 20 horas, en tanto que los supermercados permanecerán cerrados los domingos y abiertos de lunes a sábado para venta exclusiva de alimentos y artículos de limpieza, así como las carnicerías, ferreterías, panaderías y pastelerías.

Sin embargo, los centros comerciales, mueblerías, tiendas departamentales y de ropa, así como centro de atención a clientes tendrán apertura al público en el mismo horario que los mencionados anteriormente.

Por su parte, los antros, bares, billares, boliches, box, cantinas, carreas de caballos, conciertos, estados, exposiciones, guarderías, lucha libre, panteones, plazas en parques públicos, renta de quintas, spas y teatros serán cerrados temporalmente.

Cabe mencionar que, en el último reporte sobre el semáforo epidemiológico, la entidad registró cuatro de los diez indicadores que obligan a las autoridades a reducir las actividades al representar un riesgo máximo, entre los que destacó el número de casos positivos promedio por día, la comparación de neumonías, el porcentaje de pruebas positivas y la media diaria de fallecimientos.

Asimismo, la ocupación de camas, la atención de pacientes con SARSCoV2 y el número de pacientes en terapia intensiva se ubicaron en color naranja.