Con el objetivo de evitar la estigmatización de los países en los que aparecen nuevas variantes de COVID-19, la Organización Mundial de la Salud (OMS) rechazó la idea de solicitar un pasaporte internacional de vacunación.

De acuerdo con el Comité de Emergencia del organismo internacional, existe mucho desconocimiento sobre la eficacia de las vacunas y las medidas para reducir la retransmisión del virus, por lo que es necesario evitar este tipo de conductas que podrían ser excluyentes.

“Sigue habiendo demasiados datos fundamentalmente desconocidos en términos de la eficacia de las vacunas para reducir la retransmisión, además de que el medicamento está disponible en cantidades limitadas”, indicó el Comité durante una sesión celebrada este viernes en Ginebra, Suiza.

Pese a que faltaban algunas semanas antes de la próxima reunión, Tedros Adhanom, director General del comité, solicitó una sesión de emergencia para abordar el tema de las nuevas cepas encontradas en el mundo, las cuales han afectado a más de 70 países.