Tras las manifestaciones y confrontaciones entre civiles y policías, que han dejado al menos 19 muertos en las calles de Colombia, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Unión Europea (UE) condenaron el uso excesivo de la fuerza, que ha dejado al menos 19 muertos.

Ginebra Marta Hurtado, portavoz de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, declaró: “estamos profundamente alarmados por los acontecimientos ocurridos en la ciudad de Cali en Colombia la pasada noche, cuando la policía abrió fuego contra los manifestantes que protestaban contra la reforma tributaria, matando e hiriendo a varias personas, según la información recibida”.

La portavoz comentó que incluso los defensores de los derechos humanos han sido amenazados y acosados, por lo que hizo un llamado de calma durante la nueva jornada de manifestaciones previstas para el miércoles.

Por su parte Peter Stano, portavoz del servicio diplomático europeo, aseguró que acompañan las situación de cerca y condenan los actos de violencia, “es realmente una prioridad contener la escalada de violencia y evitar el uso desproporcionado de la fuerza en Colombia”.

“La Unión Europea condena estos hechos de violencia” que afectan “el legítimo derecho a la protesta y a la reunión pacífica, así como a la libertad de expresión”, finalizó.