Un paciente con COVID-19 falleció el día de ayer luego de que el hombre con el que compartía la habitación desconectara su ventilador porque el ruido que hacía el aparato le molestaba.

El suceso se registró en un hospital de Atenas, Grecia, cuando el hombre de 76 años fue encontrado sin vida, por lo que al llamar a la policía se identificó que habían movido los cables que lo mantenían conectado al respirador.

Los elementos policiacos detuvieron al sujeto de 60 años por el acto cometido, pues se identificaron sus huellas dactilares en la máquina y aunque no confesó el crimen, es el principal sospechoso.

Medio locales indicaron que el detenido tiene antecedentes penales por agresiones físicas, además de haber estado involucrado en acoso sexual a menores de edad en 2019.