El abuso de autoridad es algo que lamentablemente se vive en todo el mundo, a veces con consecuencias desgarradoras.

Recientemente se dio a conocer un video grabado en 2017 que muestra cómo un policía estadounidense asesina a un joven durante una persecución policial ¿la razón? pensó que estaba armado.

En las imágenes se aprecia a Isiah Murrietta-Golding, de 16 años, saltando por sobre una cerca hacia una guardería en su intento de huir de dos oficiales, antes de que uno de ellos realizara un disparo  que impactó en la parte trasera de su cabeza.

Según trascendió, Murrietta-Golding había emprendido la huida tras un intento de arresto y no se detuvo ante las órdenes de los oficiales. El agente que efectuó el disparo, por su parte, aseguró creer que portaba un arma y que pretendía utilizarla.

La grabación de cámara de seguridad fue divulgada por el abogado del padre del fallecido, que ha demandado a la Policía de la ciudad. La parte acusadora subraya que se determinó que el adolescente estaba desarmado, y asegura que la grabación muestra que Murrietta-Golding se llevó las manos a la cintura para evitar que se le cayeran los pantalones.

El padre de la víctima pretende usar las imágenes de la cámara de seguridad en un juicio programado para el próximo año como prueba de que su hijo fue víctima de abuso de autoridad así como de asalto y agresión con negligencia.