Elementos de la Policía de Investigación de la Fiscalía General de Quintana Roo realizaron un cateo en el Hotel Akalki del municipio de Bacalar, donde Ricardo Ponce realizaba retiros de ‘autosanación’ con objetivos sexuales.

Durante el proceso de cateo, fue asegurado el centro de hospedaje por las autoridades ministeriales para realizar actos de investigación, ya que Ponce fue acusado del delito de trata de personas bajo manipulación emocional.

Ricardo Ponce fue expuesto el pasado fin de semana la influencer Maire Wink, quien relató el modus operandi de este sujeto, pues invitaba a las mujeres a retiros de sanación emocional para manipularlas emocionalmente y, posteriormente, abusar sexualmente de ellas.

Asimismo, existen acusaciones del sujeto porque grababa a sus víctimas durante el acto sexual sin su consentimiento por lo que las víctimas desconocían el destino y uso de las imágenes.

Tras las denuncias realizadas por víctimas del sujeto, el Conservatorio Feminista Cancún comenzó una campaña denominada #ExponeAlGurú a través de la que se pretende dar voz a más mujeres que fueron parte de los abusos de este sujeto o algún otro ‘sanador’.