Yucatán es uno de los 14 estados de todo el país que cuenta con la Ley de Voluntad Anticipada, que fue aprobada en junio del 2016.

A dos años de su entrada en vigor, solo se han registrado cinco solicitudes ante un Notario Público para poder llevar a cabo este ordenamiento, aunque en los hospitales aún no se ha dado ningún caso.

“La ley de Voluntad Anticipada permite firmar un documento entre  los pacientes que han sido diagnosticados con alguna enfermedad terminal y personal médico, y tiene como objetivo elegir las atenciones que ellos desean o rechazarlas, en los últimos momentos de su vida”, explicó Patricia Carrera González, la Coordinadora de Voluntad Anticipada en Yucatán.