Los precios del gas alcanzaron niveles “demenciales” que perjudicarán la demanda y provocarán que el suministro de Europa sea escaso durante varios años, declaró el presidente ejecutivo de la petrolera alemana Wintershall Dea.

“Los precios que tenemos actualmente son demenciales. No es algo que busqué ni siquiera un productor de gas, porque al final vamos a destruir masivamente la demanda de nuestro producto”, expresó Mario Mehren a periodistas al margen de una conferencia sobre energía.

Las entregas de gas se redujeron un 75%, y el gasoducto Nord Stream 1, mantiene un funcionamiento del 20% de su capacidad; y el cual será cerrado de manera temporal este martes por mantenimiento.

Una de las mejores maneras de estabilizar los precios será mantener en niveles óptimos el suministro, no únicamente para este invierno boreal, también para los años venideros, comentó el ejecutivo Mehren.