En medio de una cerrada disputa por la mayoría de votos y tras la polémica de que el Programa de Resultados Preliminares (PREP) del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPAC) “se cayó” en Yucatán; los representantes locales del PRI y el PAN se disputan la cerrada elección a la gubernatura.

Aunque el PRI asegura que el triunfo como próximo gobernador de Mauricio Sahuí es firme y que las sesiones de cómputo que se presentarán el próximo miércoles lo ratificarán; Carlos Sobrino Argáez, representante del partido tricolor en la entidad, reclamó la regularización del sistema informático del PREP.

Mientras tanto, Marcelo Torres, secretario general del PAN, dijo que “es lamentable que un sistema que había sido ya probado en tres ocasiones, pues de alguna manera misteriosa, de una manera que no entendemos, pues simplemente y sencillamente no esté funcionando a la altura de las circunstancias que el pueblo de Yucatán se merece”.