Compartir

El presidente ruso Vladimir Putin propuso hoy reformas constitucionales que le restan poder a su sucesor y le dan más facultades al primer ministro y al Parlamento, lo que podría dejar entrever sus intenciones de mantener su influencia política cuando termine su actual mandato.

Entre su segundo y tercer mandato, Putin sirvió durante cuatro años como primer ministro previo a ser de nuevo presidente en 2012 y nada parece impedir que sea primer ministro cuando termine su gestión presidencial.

Tras proponer las reformas, el primer ministro, Dmitry Medvedev, anunció que él y todo el gabinete renunció para darle espacio al presidente Putin para realizar los cambios que quiere a la Constitución del país.

Medvedev, aliado cercano de Putin, realizó el anuncio en la televisión estatal, con el presidente a su lado, quien le agradeció  por su labor.

Putin propuso confiar a la Duma del Estado (la cámara baja), la designación del primer ministro, viceprimer ministro y ministros federales.