Este viernes AstraZeneca y la Universidad de Oxford, reanudaron las pruebas de la vacuna en contra del COVID-19 en Estados Unidos, luego de que le fueran autorizadas en otros países durante las últimas semanas.

El pasado 6 de septiembre, la farmacéutica interrumpió las pruebas luego de que uno de los   voluntarios desarrollara una enfermedad neurológica grave en Reino Unido.

De acuerdo con la compañía, se espera que los resultados de las siguientes pruebas estén disponibles durante el 2020; sin embargo, esta situación dependerá del brote de contagio entre la población donde se esté probando la vacuna.

Diversos analistas, han considerado el proyecto de la farmacéutica y la institución académica como uno de los avanzados, siendo uno de los que se probarán en miles de voluntarios en el ensayo de fase 3.