Luego de 26 años frente al Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana, Carlos Romero Deschamps renunció a su cargo, sin embargo su paso ha estado envuelto en acusaciones de corrupción.

Con la dimisión de Romero Deschamps tras 26 años en el cargo, se perfila a Manuel Limón Hernández, quien fungía como Secretario del Interior, para asumir en el puesto que quedó vacante.

Apenas esta mañana, Reforma reveló que le fueron congeladas las cuentas al líder y a parte de su familia, luego de las denuncias que presentó la Unidad de Inteligencia Financiera.

Pero el presidente Andrés Manuel López Obrador negó el presunto congelamiento de cuentas de Romero Deschamps e indicó que solo hay dos informes, dos denuncias en contra del líder sindical, las cuales fueron presentadas ante la Fiscalía General de la República (FGR) que es la que tiene la investigación correspondiente.

Otro de los escándalos en los que se vio envuelto el también exsenador fue por el regalo que hizo a su hijo Carlos Romero Durán: un Ferrari Enzo, vehículo con un valor aproximado de 25 millones de pesos.

Asimismo, Pemex habría otorgado un préstamo al sindicato dirigido por Romero Deschamps por 500 millones de pesos, a pagar en un plazo de 10 años y sin intereses.