El encarcelado exministro de Hacienda, Antonio Palocci, hizo nuevas declaraciones por televisión, en donde vincula a los expresidentes de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff, con uno de los mayores escándalos de corrupción del país. Palocci fue uno de los funcionarios más involucrados en campañas del Partido de los Trabajadores y cercano a dichos políticos.

De acuerdo con su testimonio, los acusa de haber desviado los fondos de las pensiones del Banco do Brasil y de Petrobras, para financiar las campañas del PT, especialmente en 2010. Mientras tanto, Lula da Silva se encuentra en la cárcel de Curitiba, cumpliendo una condena de 12 años por corrupción pasiva y lavado de dinero.