El presidente de Corea del Sur, Moon Jae – In, esperaba en una Zona Desmilitarizada al mandatario Kim Jong – Un, de Corea del Norte y frente a todos los medios que se dieron cita para ver este momento histórico, se dieron un apretón de manos, mismo que puso fin a la línea divisoria que dividía a ambos países desde hace más de 50 años.

“Estoy feliz de conocerlo”, dijo el mandatario surcoreano al recibir a Kim, que este viernes se convirtió en el primer gobernante norcoreano en cruzar al Sur desde la guerra de 1950. Este encuentro viene a calmar el tema del arsenal nuclear de Corea del Norte.

Después de esta importante cumbre, ahora Kim Jong – Un planea encontrarse a finales e mayo o principios de junio, con su homónimo estadounidense Donald Trump, quién ha festejado este encuentro sin igual desde su cuenta de Twitter.