Ante la propagación del coronavirus, cientos de museos alrededor del mundo se vieron en la necesidad de cerrar sus instalaciones como medida de prevención; uno de ellos fue el Singer Laren ubicado al este de Ámsterdam del cual fue robado un cuadro del artista holandés.

La obra hurtada se trata de “El jardín de la casa parroquial en Nuenen en la primavera” de 1884, y todo indica que ocurrió en la madrugada, ya que en la tarde lo único que se veía desde fuera, era un gran panel blanco.

Evert van Os, director general del museo, declaró que la institución está furiosa, estupefacta y triste por el robo de la pintura; cabe recalcar que la obra se encontraba en préstamo por parte del museo Groninger, ubicado en el norte de la ciudad holandesa.