La extitular de Sedesol, Rosario Robles, cuestionó si la acusación en su contra por el delito de ejercicio indebido del servicio público se trata de un “trofeo” para exhibir “un supuesto combate a la corrupción”. 

Durante la audiencia de apelación en el Centro de Justicia Penal Federal con sede en el reclusorio Norte, la exsecretaria de Estado durante el gobierno de Enrique Peña Nieto, criticó que ella es la única persona señalada por esta indagatoria y quien está en prisión. 

En esta audiencia se forman alegatos para conocer si la prisión preventiva es la adecuada para el caso de la exfuncionaria.

Mientras tanto, la defensa de Robles solicitó y le fue autorizada una segunda prórroga para la investigación complementaria, la cual concluirá el próximo 13 de febrero.