El jueves pasado un Tribunal ruso sentenció a nueve años de cárcel a la estrella de baloncesto estadounidense, Brittney Griner, luego de hallarla culpable por introducir a Rusia cartuchos de vapor con cannabis a pesar de saber que son ilegales en el país.

Griner fue detenida el 17 de febrero en el aeropuerto moscovita de Sheremetyevo con dos cartuchos de vapeo que contenían aceite de cannabis en su equipaje.

No obstante, se declaró culpable mencionando que no era su intención llevar una sustancia prohibida en Rusia ni causar daño a nadie. “ Cometí un error honesto y espero que su sentencia no acabe con mi vida aquí”, dijo la basquetbolista dos veces medallista de oro olímpica.

Después del anunció, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, afirmó que “Rusia está deteniendo a Brittney por error”y pidió su pronta liberación.

“Es inaceptable y pido a Rusia que la libere de inmediato para que pueda estar con su esposa, seres queridos, amigos y compañeros de equipo”, puntualizó el mandatario estadounidense.

Asimismo, sostuvo a través de una carta emitida por la Casa Blanca que su gobierno buscará incansablemente su regreso a casa.

“Mi administración continuará trabajando incansablemente y buscará por todas vías posibles para llevar a Brittney y Paul Whelan a casa a salvo lo antes posible”.