El día de hoy, se estrelló un avión militar argelino, donde 257 personas perdieron la vida, quienes en su mayoría eran soldados, oficiales del Ejército, y los restantes miembros de la tripulación, en una zona agrícola situada cerda de la ciudad de Blida, a 43 kilómetros al oeste de Argel.

De acuerdo con fuentes oficiales en los campos de refugiados saharauis en Tinduf, localidad donde se dirigían, revelaron que 30 de los fallecidos son civiles saharauis que habían viajado para diferentes tipos de trámites burocráticos y médicos. Así como el presidente de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), Brahim Ghali, decretó siete días de duelo oficial.

El avión era de fabricación rusa y clase Iliushin, se precipitó al vacío pocos minutos después de despegar de la base militar de Bufarik; sin embargo, a la hora que ocurrió el accidente, todavía era visible la columna densa de humo que ascendía.

La protección Civil informó que en la tarea de rescate participaron más de 300 personas, incluyendo miembros del Ejército.

Después de la noticia, Gaid Salah, ministro Argelino de Defensa, ordenó formar una investigación para conocer las causas del accidente, así como expresó sus sinceras condolencias a los familiares de las víctimas.