Un incendio terminó con la memoria de una ciudad entera, cuando el pasado domingo por la noche, el Museo Nacional de Río de Janeiro fue destruido por las llamas de un incendio.

Alexandre Keller, director de la bicentenaria institución, aseguró luego de ver el edificio devastado; “no sirve solo llorar. Es necesario que el gobierno federal, que dispone de recursos, ayude al Museo a reconstruir su historia”, afirmó.

Dicho recinto era el mayor museo de historia natural y antropológico de América Latina, contaba con más de 20 millones de piezas y una biblioteca con más de 530 mil ejemplares.

Hasta el momento se desconocen las causas por las que inició el fuego.