Este lunes la justicia de España reeactivó la orden europea de detención y entrega contra el expresidente de Cataluña, Carles Puigdemont, lo anterior luego de la condena de culpabilidad a líderes independentistas de esa comunidad autónoma.

 

La condena en el juicio conocido como ‘Procés’ ha generado protestas de autonomistas y manifestaciones en los alrededores del Prat y el aeropuerto de Barcelona, el cual cuenta con gran vigilancia policial y sólo se puede acceder con boleto.

 

A las protestas, se ha unido el equipo de futbol FC Barcelona, que a través de un comunicado manifestó: ‘Del mismo modo que la prisión preventiva no ayudó a resolver el conflicto, tampoco lo hará la prisión dictada hoy, porque la prisión no es la solución’.

 

Oficialmente también ha sido emitida la sentencia del proceso contra los funcionarios del gobierno de Cataluña que realizaron un referéndum autonomista el 1 de octubre de 2017, el cual fue declarado ilegal por la justicia española.

 

El veredicto se da a semanas de los comicios generales del próximo noviembre, los segundas de este año ante la imposibilidad de las fuerzas políticas españolas de acordar un gobierno de coalición luego de que ninguno obtuvo los escaños necesarios para gobernar en solitario.

 

En 2018, Pugdemont enfrentaba en libertad el proceso por la acusación de malversación de fondos, un delito que no entra en la categoría de ‘urgente’.