Otro estudiante universitario, de un colegio privado, fue secuestrado y asesinado por sus captores.

El hecho ocurrió esta semana, la misma en la que se desarrolló la tragedia de Norberto Ronquillo.

El modus operandi fue muy similar: lo “levantaron” y a las 48 horas sus captores terminaron con su vida.

En esta ocasión la víctima fue Leonardo Avendaño, quien era recién egresado de la maestría en la Universidad Intercontinental (UIC), ubicada en las inmediaciones de la alcaldía Tlalpan, al sur de la ciudad.

Según el expediente del caso, Leonardo fue secuestrado el martes 11 de junio. Ayer, su cuerpo se encontró dentro de su propio vehículo.

El cadáver presentaba visibles huellas de violencia y según la necropsia, murió a consecuencia de asfixia por estrangulamiento.