El medallista olímpico de plata en Atenas 2004 y ahora entrenador de taekwondo en Egipto, Óscar Salazar, comentó que aunque le gustaría volver a México, no ve un regreso cercano de continuar la actual administración en la federación de la especialidad, encabezada por Francisco Raymundo González.

“Sí me gustaría volver a México, pero ahorita no, gracias. La situación con la actual federación no es la mejor y no va a mejorar, tendría que salir esta federación, y en este caso o por lo menos dedicarme un año a mí y a mi familia, continuar con el trabajo porque vienen cosas importantes”, aseguró.

Salazar obtuvo el tercer lugar en Tokio 2020 como entrenador de la egipcia Hedaya Malak, en la categoría de -67 kgs.

También, en la rama varonil, el país africano conquistó el bronce dentro de la categoría de -80 kgs. Seif Eissa venció en tres rondas al noruego Richard Ordemann, con una puntuación de 12 por cuatro.

El entrenador de taekwondo profundizó sobre cuáles fueron las causas que lo orillaron a tomar la oferta por la delegación de Egipto.

“Yo era el entrenador de todo lo de abajo para hacerlos crecer y los de arriba los que tenían los reflectores, eso es lo que no me gustó, obviamente hablé con la federación y no pasó nada […] Así nunca iba a poder crecer, mientras que las condiciones siguieran así, no iba a crecer”, puntualizó el atleta.

Ante los resultados obtenidos con Briseida Acosta y Carlos Sansores, quienes fueron eliminados en la primera fase, Óscar Salazar envió un mensaje para el taekwondo mexicano.

“Que no se desesperen por los resultados, esto no va cambiar, la emoción y lo que taekwondo es en México, a lo mejor si cambian los apoyos, pero de pronto es bueno tener un coscorrón, el taekwondo va a seguir teniendo resultados, eso es un hecho y un descalabro es solo eso, un impulso para tener mejores resultados”, concluyó.