El Servicio de Administración Tributaria (SAT) cmabió, sin previo aviso, el proceso de descargas de facturas electrónicas de manera rápida y masiva, conocida comúnmente como comprobantes fiscales digitales por internet (CFDI). Esta acción, provocó el enojo de miles de contribuyentes y también de grandes empresas pues, de acuerdo con especialistas, esta acción representa un retroceso de 10 años en plena era tecnológica.

El primer cambio es que, cuando el contribuyente selecciona los comprobantes a descargar, ya sea uno o más, debe capturar el código, lo que frena descargar de manera masiva los comprobantes, pues los obliga a ingresar un código de seguridad; como segunda modificación, impide bajar las facturas de manera inmediata, lo que afecta a los contribuyentes, pues tienen que esperar una respuesta en un tiempo no mayor a 48 horas.