Ante el arranque del cómputo oficial de los comicios, y las sospechas de lo que podría resultar un eventual fraude, se revivió la tensión entre los bandos políticos de Yucatán durante la madrugada de pasado martes, pues diversas personas comenzaron a causar disturbios en diferentes puntos del estado.

Luego de que los candidatos del PAN y el PRI registraran poco puntos porcentuales de diferencia durante el conteo rápido y sospechosamente se cayera el sistema del PREP a nivel estatal; los inconformes del PRI han acusado al PAN de haber interferido en dicho acto, mientras que los militantes del PAN han hecho lo propio hacia el PRI.

Entre tanto, han bloqueado diversos distribuidores viales con piedras y llantas, que después han incendiado, y al grito de “voto por voto, casilla por casilla” han amenazado con incendiar los palacios municipales de las localidades de Sanahcat, Xocchel y Yobaín.