Conscientes del flujo de personas que acuden cada año a las festividades de Día de Muertos, habitantes del pueblo de Ocotepec, Morelos, tomaron la decisión de sustituir el uso de unicel por el de jarritos de barro. Dicha actividad tiene como finalidad reducir el desecho de basura en la comunidad, originada en gran medida por los visitantes.

“Se invita a las personas a traer un jarro, alguna taza, algún recipiente para recibir lo que los caseros invitan, lo que la gente doliente está al alcance de sus manos para brindarle, con mucho amor y de corazón. Y bueno, es para y tratar de evitar toda esta contaminación del unicel y de basura que se genera dentro de nuestro poblado”, dijo Pedro Rosales, integrante de la Junta de Mejoramiento de Ocotepec.