“El presidente Trump quiere visitar México en la toma de protesta, para él es importante estrechar más los lazos con el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador”, afirmó Larry Rubin, representante del Partido Republicano en México.

Parece ser que el presidente estadounidense y su gente en la Casa Blanca valoran la posibilidad de asistir a la toma de posesión de Obrador, pues “hay una relación que se está construyendo fuertemente”, agregó Rubin.

“Para el presidente Trump, México es una prioridad y definitiva lo están analizando en la Casa Blanca para hacer posible esté aquí el primero de diciembre y en su defecto si él no pudiera venir, que esté aquí el secretario de Estado, Mike Pompeyo”, concluyó.

Rubin se reunió este viernes con los presidentes del Senado y de la Junta de Coordinación Política, Martí Batres y Ricardo Monreal, respectivamente, asegurando que a Estados Unidos le interesa estrechar la comunicación con el Poder Legislativo mexicano.