El presidente de Estados Unidos Donald Trump llamó “animales” a los inmigrantes indocumentados que pertenecen a la organización delictiva Mara Salvatrucha.

Todo inició cuando Margaret Mims, la sheriff del condado de Fresno, se quejó de no poder expulsar a pandilleros MS13 por la declaratoria de Estado Santuario de California. Además, Trump respondió que aunque no se vea, sí están expulsando a inmigrantes del país “no son personas, son animales”, criticando de paso que México no hace nada por el control fronterizo; asegurando la promesa de que en su administración hará lo que sea necesario para expulsarlos rápidamente.

En efecto, Luis Videgaray, secretario de Relaciones Exteriores, calificó como “absolutamente inaceptables” las declaraciones del mandatario estadounidense, adelantando que presentará una queja formal ante el Departamento de Estado de dicha nación.