De acuerdo a un informe del Instituto Global de Ciencias de la Salud (USCF, en inglés) de la Universidad de California para la Organización Mundial de la Salud (OMS), el gobierno mexicano, pudo evitar hasta 190 mil muertes en su gestión de la crisis sanitaria por COVID-19 en 2020.

Entre otros errores que expone el documento se encuentran que el Consejo General de Salud quedó relegado, falta de liderazgo, falta de comunicación clara eficiente hacia el público y la nula rectificación de errores.

Además, los expertos observaron que las autoridades en México no reaccionaron a tiempo ante la situación que se vivía en Asia y Europa, y desestimaron desde un inicio la gravedad de la enfermedad. Lo que provocó que no se tomarán medidas preventivas.

“La falta de una comunicación clara, prudente y correcta sobre el nivel real de riesgo y cómo actuar al contraer la enfermedad ha contribuido al impacto devastador de la pandemia en México. Los líderes no han enviado un mensaje correcto y coherente ni han reforzado las pautas de salud pública a través de su propio comportamiento”, sostiene el documento.

Por otra parte, las consideraciones financieras ejercieron una influencia desproporcionada sobre las estrategias para manejar la pandemia, a expensas de las  medidas de salud pública y el apoyo a los grupos sociales vulnerables más afectados por la pandemia.

En informe también plantea que no se implementaron mecanismos efectivos para la revisión constante de evidencia científica emergente, dados los altos niveles de incertidumbre y para asegurar la adaptación oportuna de la política pública a medida que se tenía conocimiento del virus.