23 de los siete mil 728 trabajadores de salud que fueron vacunados contra el COVID-19 en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), registraron efectos secundarios tras recibir el medicamento, así lo informó Manuel Cervantes Ocampo, coordinador de Atención Integral a la Salud en el Primer Nivel del IMSS.

El coordinador comentó que de los 23 pacientes que presentaron reacciones adversas solo un caso fue grave durante cuatro horas posterior a recibir la dosis; sin embargo, los síntomas fueron tratados de manera oportuna.

“Nuestra compañera presentaba dolor de cabeza intenso, mareos y dificultad para respirar y pasar alimentos. Ese es un evento esperado, el cual fue manejado oportunamente”, detalló el funcionario.

Cervantes Ocampo destacó que, tras recibir la dosis del medicamento, el IMSS cuenta con una sala de espera donde se mantiene en observación a los trabajadores durante 30 minutos para evitar que se reincorporen y presenten algún síntoma adverso.

El funcionario concluyó que es menos del uno por ciento los casos con efectos secundarios durante la jornada de vacunación que han realizado.