El Gobierno de Estados Unidos anunció que dejará de financiar y proporcionar las vacunas contra COVID-19 a partir de enero de 2023, debido a la falta de fondos adicionales por parte del Congreso.

Después de dicha fecha , los cuidados estadounidenses tendrán que hacer frente al pago si desean inmunizarse contra el virus.

“Siempre hemos tenido la intención de hacer la transición al mercado comercial y lo hemos estado planeando desde hace algún tiempo, desafortunadamente, el cronograma para hacer la transición se ha acelerado en los últimos seis meses debido a la falta de fondos adicionales por parte del Congreso para apoyar este trabajo”, explicó Dawn O’Connell, responsable de la Administración para la Preparación y Respuesta Estratégica del Departamento de Salud en EU.

Cabe mencionar que desde inicios de la emergencia sanitaria por coronavirus, el gobiernos estadounidense y las compañías farmacéuticas han mantenido conversaciones para que la adquisición de vacunas y medicamentos contra el COVID-19 se vendan comercialmente al igual que las de gripes estacionales.