Hasta el momento, las autoridades italianas han informado que debido al derrumbe ocurrido el pasado martes en Génova, ya hay 39 víctimas mortales, de las cuales tres eran menores de edad.

Mientras más tiempo pasa, menos son las posibilidades y esperanzas de encontrar a alguien con vida bajo los escombros de esta estructura, sin contar que la polémica cada vez es más fuerte y el gobierno ha amenazado con castigar fuertemente a la gestora de la autopista.

Los equipos de rescate estuvieron trabajando toda la noche entre los bloques de cemento del Puente Morandi y los restos de los vehículos que cayeron al vacío desde una altura aproximada de 50 metros, pero sólo han logrado recuperar cuerpos sin vida.

Cabe mencionar que los bomberos mencionaron haber escuchado voces durante la madrugada; “los socorristas no pierden la esperanza de encontrar sobrevivientes, pero entre más tiempo pasa, más difícil será”, declaró Riccardo Sciuto, comandante de los Carabineros de la provincia de Génova.