A pesar del anuncio hecho recientemente por el Instituto Nacional de estadísticas y Geografía (Inegi), acerca de que la tasa de homicidios en el país alcanzó su más alto nivel en una década; hubo tres estado que lograron disminuir significativamente las estadísticas de homicidios y delitos, según la organización civil conocida como Semáforo Delictivo.

En este estudio que se difundió, Yucatán se coloca a la cabeza de las disminuciones de delincuencia organizada y violencia, seguido por Sonora y Tlaxcala. Yucatán mejoró sus datos en cuanto a delitos tipificados como homicidios, extorsión, secuestros, robo de vehículos, lesiones, robo de casas, violaciones, feminicidios y violencia familiar, registrando durante el primer semestre del 2018 disminuciones entre el 10 y el 48 por ciento en cada caso.